Derrick Rose: el base de 1,88 metros que no tuvo suerte con las lesiones

Ayer se cumplieron nueve años del día de que Derrick Rose se rompió los ligamentos cruzados, la primera lesión de muchas en su carrera

Foto: NBA

En todos los deportes se ha visto como las lesiones muchas veces cambian el rendimiento de un jugador o cualquier equipo en general. Pero, ¿algún jugador cambió completamente la historia de una liga? Si, con Derrick Rose pasó exactamente eso.

De ser el MVP más joven de la historia de la NBA en 2011, a no poder disputar las siguientes cuatro temporadas por las lesiones en sus rodillas. D-Rose y el básquet, una historia de amor. D-Rose y sus rodillas, una historia de espanto.

El destino de Derrick Rose

Nos trasladamos a Chicago, especificamente en 1988. Año en el que Michael Jordan jugó su cuarta temporada con los Chicago Bulls y le fue otorgado el premio MVP de la temporada regular de la NBA, en esa misma urbe nació un base talentoso que, en 2011, ganó el mismo galardón siendo el más joven en obtenerlo (22 años): Derrick Rose. Poco a poco el legado de Jordan comenzaba a expandirse en una década que dominaría a gran escala este deporte.

La Ciudad de los Vientos se convertía también en la ciudad de los reflectores, un lugar donde se respiraba básquet, logros, triunfos y glorias. D-Rose nació el 4 de octubre de 1988 y vivió toda su infancia con una sola tarea en mente: jugar en el que era en esa época el mejor equipo de toda la historia. El linaje de los Chicago Bulls llegó a su fin en el último baile en 1998 con la salida indiscutible de Michael Jordan, Scottie Pippen, Dennis Rodman, Phil Jackson, Steve Kerr y todo el equipo que enamoró al mundo entero.

Derrick Rose
Comandado por Michael Jordan, Scottie Pippen y Dennis Rodman, Chicago Bulls ganó seis títulos en los 90. Indudablemente, la gran dinastía de los útlimos 30 años. Foto: ESPN

Una nueva dinastía

Esa misma estirpe se llevaría todos los anillos y la dominancia en la NBA a San Antonio, donde un nuevo equipo conformado por Tim Duncan, Manu Ginóbili y Tony Parker reinarían la Conferencia Oeste durante dos décadas al mando de Gregg Popovich y ganaron el campeonato en cuatro ocasiones (2003, 2005, 2007 y 2014).

El Big Three de San Antonio Spurs es el más ganador de la historia NBA, superando en 2015 la marca de 540 triunfos que tenían Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish, jugadores que formaron parte de Boston Celtics en la década de los 80. Foto: AS

Solo quedaron recuerdos en Chicago, aquel equipo que deslumbró a todos los amantes del básquet le ha costado reconstruir la franquicia. No fue hasta 2008 donde las luces del United Center volverían a verse nuevamente. El chico que vivió toda su infancia en esa ciudad con el hype del mejor club de la historia, tendría en sus manos cumplir la tarea 11 años después, cuando fue drafteado en 2008. Derrick Rose y Chicago Bulls cruzaban sus caminos y la historia de amor comenzaba.

El reto de Derrick Rose

Pickeado con el número uno del Draft de 2008, por encima de jugadores como Russell Westbrook, Michael Beasley, Kevin Love, Serge Ibaka y Eric Gordon, Derrick Rose llegó a la ciudad luego de su paso en la universidad de Memphis. Rose tuvo una primera temporada espectacular al ganar el Rookie del Año promediando 16,8 puntos y 6,3 asistencias por partido. Para la segunda campaña, el base se metió en la élite de la NBA a ser considerado uno de los jugadores participantes del All – Star Game.

Esas dos temporadas inolvidables fueron fructíferas para D-Rose, el cielo parecía su límite. En ese entonces comenzó el verdadero camino del base, dado que estando en un equipo competitivo tras varios años sin serlo, siendo él la máxima figura, Chicago Bulls volvió a unas finales de Conferencia en 2011. Fue en esa temporada donde Derrick Rose ganó el MVP de la temporada regular, imponiéndose a jugadores élite como Kevin Durant, Dwight Howard, Kobe Bryant, LeBron James y Manu Ginóbili en la votación y se convirtió así, con apenas 22 años, en el MVP más joven de la historia.

Derrick Rose ganó el premio MVP el 3 de mayo de 2011, siendo el jugador más joven en obtenerlo (22 años). Foto: NBA

De la gloria al olvido

Rose podía seguir explotando toda su carrera a niveles descomunales, siendo probablemente uno de los mejores jugadores de la NBA con títulos individuales y a nivel colectivo, lastimosamente, la historia del jugador tomó un camino muy diferente. La campaña post MVP fue a gran escala, aunque D-Rose se perdió casi la mitad por lesiones menores. Aún así, eso no fue ningún impedimento para que Chicago Bulls quedaran de primeros en la Conferencia y soñaran con el campeonato.

Sin embargo, llegaría el momento que conllevaría a muchos fracasos y decepciones en la carrera de Derrick Rose. El 28 de abril de 2012, Chicago Bulls encaminaba un triunfo importante ante Philadelphia 76ers y, a falta de un minuto del final, Rose, quien tenía 23 puntos, 9 rebotes y 9 asistencias, sufrió un revés. Su rodilla izquierda no daba más y cayó desplomado al suelo. Los resultados médicos fueron drámaticos, dado que Rose tuvo un desgarro de ligamentos cruzados anteriores, obligando al base a perderse toda la temporada siguiente, la 2012/13.

Derrick Rose
El base estrella de los Chicago Bulls salió lesionado por los ligamentos cruzados en su rodilla izquierda, obligando al jugador a perderse 27 de los 66 partidos de aquella temporada. Foto: El País

Parecía que los fantasmas de los ligamentos ya se habian ido en la temporada entrante, y el jugador maravilla regresó para dejar en alto su equipo y la ciudad que lo vio crecer, pero el nuevo impedimento que aparecía eran los meniscos de la rodilla izquierda, haciendo que Derrick nuevamente se perdiera media temporada y los Playoffs. Este espectro lo volvería a molestar el año siguiente, aunque con menos intensidad que las otras dos lesiones posteriores y con la posibilidad de poder jugar las instancias finales, donde se lució a pesar de perder contra Cleveland Cavaliers.

Constancia, dedicación y resiliencia

A finales del mes de junio de 2016, los Chicago Bulls decidieron enviar a Derrick Rose a New York Knicks, un equipo en constante reconstrucción que le sirvió para sacarse el chip de ser un súper candidato y permitirle al jugador poco a poco volver con más fuerza en la competencia. El base sufrió una nueva lesión a final de temporada, pero estuvo otra vez en los radares al disputar 64 partidos, promediando 18 puntos y 4,4 asistencias por juego.

Derrick Rose
En su primer partido inaugural con los New York Knicks, Derrick Rose anotó 17 puntos ante Cleveland Cavaliers. Foto: Empire Sports Media

El 25 de julio de 2017, Derrick Rose llegaría como agente libre a los Cleveland Cavaliers, equipo donde LeBron James conquistó su tercer anillo en la final ante Golden State Warriors en 2016. Sin embargo, el tener a uno de los mejores jugadores de la historia de la NBA a su lado no le sirvió al base, dado que solo jugó 16 partidos y decidió replantear su futuro, entre esas opciones se encontraba el retiro, pero aún le quedaban fuerzas para buscar su resiliencia. No en los Cavs, sino en su traspaso a Minnesota Timberwolves.

D-Rose convirtió 14 puntos en su debut con la camiseta de Cleveland Cavaliers contra Boston Celtics, ganando el encuentro por 102-99. Foto: Argentina AS

El cambio a la Conferencia Oeste podía resultar trascendental, pero Derrick Rose tenía para seguir demostrando su talento y asegurar que aquel MVP de 2011 no lo ganó sin esfuerzo y dedicación, tapado por los fantasmas de las lesiones. Todos ellos se ahuyentaron en la fecha donde siempre salen: el 31 de octubre.

Reivindicación

El Halloween de 2018 se disputaba un partido de la NBA entre Minnesota Timberwolves y Utah Jazz. En dicho juego, Rose logró batir su marca personal de anotación, al conseguir 50 puntos y emocionando a todos los fanaticos de la liga, Derrick Rose estaba de vuelta. Junto con el pívot dominicano – estadounidense Karl – Anthony Towns, metieron a los Timberwolves en Playoffs, pero cayeron derrotados en la primera fase ante Houston Rockets. A fin de cuentas, D-Rose demostró que pudo superar todas las adversidades que se le presentaron, sin perder nunca la fe de recuperar su rendimiento.

El 31 de octubre, en su primera titularidad en la temporada 2018-19, Derrick Rose logró batir su marca personal de anotación, al conseguir 50 puntos ante Utah Jazz. Foto: Getty Images

Su paso efímero por Minnesota se trasladó nuevamente al Este, cuando firmó un contrato de $15 millones por dos años con Detroit Pistons el 30 de junio de 2019. Sin embargo, como es sabido, la temporada 2019/20 fue particular por el covid-19 y la burbuja en Orlando, sumándole también los malos resultados Detroit Pistons quedó afuera de la competición.

Nuevas metas

El drafteo de Kyllian Hayes en su posición, siendo considerado como el rookie que arrancará como titular, obligó al jugador a desvincularse con Detroit y quedar como agente libre.

Por lo cual, no sería extraño que se sume a un contender como complemento para potenciar aún más el equipo. Y así podría lograrse algo que muchos aficionados de la NBA esperan, que es ver a D-Rose con un anillo de campeón. En los New York Knicks, el base ha encontrado su mejor versión de la mano de Tom Thibodeau, quien fue su entrenador en Chicago Bulls y en Minnesota Timberwolves. Derrick Rose y el básquet, una historia de amor que supera las adversidades y que, si no hubiesen existido los conflictos, hubiese sido la pareja perfecta.

Actualmente los New York Knicks se mantienen en la cuarta posición de la Conferencia Este, donde Derrick Rose hace equipo con Julius Randle, Immanuel Quickley, Reggie Bullock, Obi Toppin y Mitchell Robinson. Foto: NBA

.