Venezuela regresó a clases presenciales tras año y medio de cuarentena

En la capital del país, se registró poca asistencia por parte de los alumnos, dado que algunos representantes sienten temor de enviar a sus hijos a las aulas, por considerar que no existen las condiciones de bioseguridad adecuadas para garantizar la salud de los niños y adolescentes

Este lunes 25 de octubre, estudiantes y docentes volvieron a los planteles educativos de todo el territorio nacional tras un año y siete meses de clases virtuales.

Al menos, 30 mil planteles iniciaron un nuevo período académico con poca asistencia de estudiantes, condiciones precarias de bioseguridad, aulas destruidas, y alumnos sin uniforme escolar, fueron algunos de los escenarios que se visualizaron.

Cada centro educativo implementó su propio sistema de bioseguridad, como la división de salones en grupos pequeños, en distintos horarios, la distancias de dos metros separados por los pupitres, y el uso del tapabocas en todo momento para garantizar a los estudiantes y a el personal docente su seguridad.

En el municipio libertador, Distrito Capital, se registró poca asistencia por parte de los alumnos, dado que algunos representantes sienten temor de enviar a sus hijos a las aulas, por considerar que no existen las condiciones de bioseguridad adecuadas para garantizar la salud de los niños y adolescentes.

«No me siento segura, por más medidas de bioseguridad, siempre está en riesgo de contagio» indicó una representante de una escuela del municipio Baruta.

Sin embargo, algunos representantes si decidieron enviar a sus hijos a los planteles, no obstante sin el uniforme escolar adecuado, ya que el mismo, más los útiles escolares, puede superar los 40 dólares.

Por otra parte, la presidenta de Formación de Dirigentes Sindicales, (Fordisi), Griselda Sánchez, señaló durante una protesta frente a la Defensoría del Pueblo en denuncia al reinicio de clases presenciales, que el 50% de la población estudiantil no se presentó en las escuelas al igual que el personal docente.

Así mismo, a través de un comunicado la Federación Venezolana de Maestros rechazó  el inicio de clases presenciales, por falta de condiciones adecuadas en la infraestructura escolar, dado que se presenta un considerable deterioro, abandono, fallas en el servicio eléctrico, así como baños fuera de servicio.

En este aspecto, algunas instituciones educativas de la capital, cómo el liceo Andrés Bello y el Fermín Toro no abrieron sus puertas, por realizar remodelaciones en sus instalaciones, por lo que las clases fueron postergadas hasta nuevo aviso.